George Hunt Williamson (Brother Philip) – El Secreto de los Andes (extracto del libro)

Queridos Lectores,

51YGAEA2X5L._SL500_AA300_George Hunt Williamson, más conocido como Brother Philip, escribió un libro llamado El Secreto de los Andes, que se publicó en el año 1961. En el se habla de un sacerdote antiguo llamado Aramu Muru, también conocido como el Señor Meru, quien sería el líder de la oculta Hermandad de los Siete Rayos. En el texto, explica el supuesto origen de Aramu, o el “Señor Meru”, afirmando que el legendario personaje fue un antiguo guardián del conocimiento de Lemuria. Se trata de un libro que se podría considerar de extraño dentro del mundo de la literatura esotérica, incidiendo en el sentido de sus desconocidas fuentes. El libro se adentra en los enigmas del lago Titicaca y la existencia del mencionado sacerdote. El caso de Brother Philip es uno de esos casos que hay que analizar, ya que roza la ciencia ficción y se adentra en un estado de contactado por los extraterrestres. George Hunt Williamson acreditó su conocimiento a unas extrañas voces extraterrestres que oyó durante una emisión de radio de ondas cortas que escucho de un equipo de radio de un amigo suyo. No le dio ningún tipo de crédito a lo que oyó en aquella “transmisión”, aún dándoles toda la responsabilidad a la hermandad del espacio sobre lo que depararía a la humanidad en la Tierra tras su auto extinción como especie.

John Keel, un periodista y ufólogo estadounidense, conocido por su libro The Mothman Prophecies, nos habla en esta obra suya de que su opinión sobre el fenómeno OVNI es un tanto diferente: según el, el fenómeno OVNI no es nada más que una serie de seres -entidades- espirituales, luminosos, en otro estado de la6110FPtJL1L materia y de la existencia y fuera del tiempo -que es lo que registra nuestra mente- y en otra dimensión, los cuales realizan sus apariciones a la tercera dimensión de vez en cuando. Asegura, asimismo, que toda la mitología antigua y todas las leyendas medievales sobre hadas, ninfas, gnomos, elfos, espíritus del bosque, etc., fue una realidad, y que no es más que una representación gráfica y literaria realizada a través de las distintas épocas, y que ha llegado hasta nosotros como mito o leyenda.

Muchas tribus en todo el mundo hablan de sus “Dioses”, de sus “Ancestros”. Algunos chamanes de algunas de esas tribus hablan de seres invisibles que vienen de otra realidad superior, más allá de nuestro limitado mundo tridimensional y temporal-mental. Quizás, cuando algunos autores -como el que nos ocupa en esta ocasión, Brother Philip- nos hablan de extraterrestres o alienígenas, se equivoquen rotundamente, y realmente lo que sucede es que nos encontremos delante unos seres totalmente diferentes, no de “marcianitos”, sino de estos seres en un estado de conciencia más elevado y en otro estado de la materia, como lo que nos explica John Keel.

Juzguen ustedes mismos, quizás Brother Philip se lo inventó al escuchar esas frecuencias de radio, quizás no. Lo que esta claro, es que el Lago Titicaca encierra uno de los misterios más grandes del mundo, junto con el secreto de la esfinge en Giza, Egipto.

E71zcsnzIr7L._SL1128_L ORIGEN DE LA HERMANDAD DE LOS SIETE RAYOS

Lemuria es el nombre de la última parte del Gran continente que existió en el Pacífico Mu. La verdadera destrucción de Mu y su subsiguiente hundimiento empiezan en los 30,000 AC. Esta acción continuó por muchos miles de años hasta que la última porción del antiguo Mu, conocido como Lemuria fue también sumergida en una serie de nuevos desastres, los cuales terminaron entre 10,000 y 12,000 AC. Esto ocurrió precisamente antes de la destrucción de Poseidonis, la última parte del Continente del Atlántico: Atlantis.

El Señor Aramu-Muru (Dios Meru) fue uno de los grandes Lemurianos sabios y el Guardián de los Pergaminos durante los últimos días del juicio de Mu o de la condenada Mu. Fue bien conocido para el Maestro de Lemuria que una catástrofe final causaría gigantescas mareas para hundir lo último de sus tierras en el mar embravecido y en el olvido.

Aquellos que están trabajando en la Senda de la Mano siniestra, continúan diabólicos experimentos y no repararon “en la escritura de mano sobre la pared”, así como hoy día sobre la Tierra, millones de pobladores están continuamente en lo de “comer, beber y alegrarse”, aun cuando los fieles del Padre Infinito disciernen claramente los signos de los tiempos. Los Maestros y los santos trabajan en la senda de la Mano Diestra, empezaron a archivar las preciosas crónicas y documentos de las Bibliotecas de Lemuria.

Cada Maestro fue escogido por el Consejo de la Gran Jerarquía Blanca, para que fuera a diferentes secciones del mundo, donde, con seguridad el podría fundar una Escuela de la Antigua y Arcana Sabiduría. Esto fue para conservar el conocimiento científico y espiritual del pasado. Al principio por muchos miles de años, aquellas escuelas permanecieron en un misterio para los habitantes del mundo, sus enseñanzas y reuniones debían ser secretas. Por ello, ellas fueron llamadas hasta hoy día las Escuelas de Misterio o de los Shan -Gri -Las de la Tierra.

El Señor Muru, es uno de los Maestros de Lemuria, fue delegado por la Jerarquía para llevar los rollos sagrados consigo a lo largo con el enorme Disco Solar de Oro del Sol hacia el área montañosa de un lugar recientemente formado, en lo que ahora es Sudamérica. Aquí él guardaría y mantendría el foco de la llama de la iluminación. El Disco del Sol fue guardado en el Gran Templo de la Divina Luz en Lemuria y no fue simplemente un objeto de ritual y adoración, ni serviría para el único propósito que después fue usado por los Altos sacerdotes del Sol entre los Incas del Perú. Aramu-Muru partió a la nueva tierra en uno de los usados navíos aéreos de aquella época, mientras las últimas partes del antiguo continente se despedazaban en el Océano Pacífico, terribles catástrofes tenían lugar sobre toda la tierra. La Cordillera Andina de montañas surgió en aquella época y desfiguró la costa Oeste de Sudamérica. La antigua ciudad de Tiahuanaco (Bolivia), fue en aquel tiempo un gran puerto de mar y una gran ciudad colonial del Imperio Lemuriano de magnificencia e importancia para la Madre Tierra. Durante los subsiguientes cataclismos se levantó sobre el nivel del mar y un benigno y tropical clima fue reemplazado por el helado clima polar de las altas mesetas, eternamente barridas por el viento, semejantes al frígido ártico.

Antes de que esto aconteciese, allí no había el Lago Titicaca, el cual es ahora el lago navegable más alto del mundo, sobre doce mil pies sobre el nivel del mar o sea cuatro mil metros. Así fue que al reciente formado lago el Señor Muru llegó desde la sumergida Lemuria, es el lugar conocido como el Lago Titicaca, el Monasterio de la Hermandad de los Siete Rayos cobró existencia, siendo organizado y perpetuado por Aramu-Muru. Este Monasterio, el cual fue la sede hogar de la Hermandad a través de todas las edades sobre la Tierra, estaba situado en un inmenso valle el cual había sido creado durante los días del nacimiento de los Andes y fue un extraño hijo de la naturaleza, en las que su exacta situación y altitud le dieron un calor, un clima semi-tropical donde las frutas y nueces podían crecer de un tamaño fenomenal. Aquí, sobre la cúspide de las ruinas que habían estado al nivel del mar, como a la ciudad de Tiahuanaco, el Señor Muru ordenó construir el Monasterio construido de gigantescos bloques de piedra cortadas sólo por la energía y fuerza lumínica . Esta construcción ciclópea es igual hoy a la que fue otrora y sigue siendo un repositorio de la ciencia y cultura lemuriana.

El Continente Perdido de Mu” y “Los hijos de Mu” de James Churchward’s y (Neville Spearman) editores respectivamente, viajaron a otras partes del mundo y también levantaron Escuelas de Misterio, así que la humanidad tuviera a través de todos los tiempos que aparecieron en la Tierra, los conocimientos secretos que habían sido no perdidos, sino escondidos, hasta que los hijos de la Tierra hubieran progresado espiritualmente para estudiar y usar las Verdades Divinas.

La ciencia secreta de Adoma, Atlantis y otras civilizaciones mundiales muy adelantadas del mundo se pueden encontrar hoy en día en las bibliotecas de aquellas escuelas, porque estas civilizaciones también enviaron asimismo hombres sabios, para fundar Retiros Interiores y Santuarios a todo lo largo y ancho del mundo. Dichos Retiros estaban bajo la directa guía y al cuidado de la Gran Hermandad Blanca, la Jerarquía de los mentores espirituales de la Tierra.

El Valle del Monasterio de la Hermandad de Los Siete Rayos es conocido como el Valle de la Luna Azul y está situado en lo alto de las montañas andinas hacia el norte y al costado peruano del Lago Titicaca.

El Señor Muru no construyó inmediatamente el Monasterio a su arribo al Lago Titicaca, pero el siguió viajando por muchos años, estudiando y ayunando en los desiertos, donde el estaba en unión de otros hombres, quienes habían escapado de la catástrofe. Él fue originalmente acompañado por su aspecto femenino Arama Mara (Diosa Meru) cuando él salió de Lemuria en la aeronave. Aquellas no fueron usadas por la Madre Tierra para comerciar entre las Colonias.

La Hermandad de Los Siete Rayos existía desde tiempos inmemorables y había vivido en la Tierra en la misma época de innumerables edades antes, durante el tiempo de la Raza de los Mayores sobre la Tierra, alrededor de mil billones de años atrás. Sin embargo, si nunca hubo antes un Monasterio donde los estudiantes de vida, altamente avanzados en la Gran Senda de la Iniciación, llegarían a una armonía espiritual, para mezclar el flujo de su corriente vital. Cada estudiante vino dentro de uno de los Siete Grandes Rayos de Vida tal como si fuera un hilo coloreado en el tapiz que simboliza la vida espiritual del Monasterio. Por lo tanto, fue llamada la Hermandad de los Siete Rayos, también conocida como la Hermandad de la Iluminación.

EL DISCO SOLAR DE ORO DE MU

Sostenido por cordeles de oro puro, en una urna en el más grande Templo de la Divina Luz de la Madre Patria de Mu, estaba el gigantesco Disco Solar de oro. Frente al Disco, sobre un altar, cual un pilar tallado de sólida piedra, resplandecía fulgurante la luz Blanca de la cristalina llama Maxim, la Divina e Ilimitada luz de la Creación.

Alrededor de 30,000 AC, la Luz Maxim se apagó en el altar a causa de lo maligno de algunos de los sacerdotes-científicos del Gran Mu. El Disco Solar permanece en el santuario, sin embargo, hasta el momento de su hundimiento en el mar de 10 a 12,000 AC. Como hemos dicho anteriormente, este Disco no fue simplemente usado como un objeto de adoración, ni tampoco fue el símbolo representativo de nuestro Sol Solar. Era también un instrumento científico y el secreto de sus poderes provenía originalmente desde las tinieblas del pasado en el tiempo de la Raza de los Mayores. En parte fue un objeto de adoración, porque sirvió en los rituales del templo como un foco o punto de concentración, para aquellos que meditaban.

También sirvió como una representación simbólica del Gran Sol Central o Sol Cósmico, el cual a su vez simboliza al Creador. Como un instrumento científico fue usado en conexión con un sistema complejo de espejos de oro puro, reflectores y lentes para producir curaciones en los cuerpos de aquellos quienes estuvieron dentro del Templo de la Luz. A la verdad, es por ello que fue llamado Templo de la Luz Divina, además de todas aquellas funciones, el Disco del Sol fue un punto focal para la concentración de calidades dimensiónales. Entonces el Disco era golpeado por un sacerdote científico, quien entendía de su operar, establecía ciertas condiciones vibratorias las cuales pudieron precisamente producir intensos temblores de tierra y terremotos si continuaban más largamente podían traer una modificación en la rotación de la Tierra misma. Cuando se lo hacía armonizar con el peculiar modelo de frecuencia de una persona particular, podía trasportar a esta persona a dondequiera que ella deseara, simplemente por el reflejo mental que él creó. Era sin embargo, un objeto de transportación.

El Disco Solar de Oro de Mu no fue hecho de oro ordinario, sino fue oro trasmutado e insólito en sus cualidades en que era un metal traslúcido similar evidentemente al metal de los OVNIS, a cuyo través es casi posible mirar.

El Señor Muru trajo este Disco consigo cuando él viajó hacia el Lago Titicaca y fue colocado en un Templo subterráneo en el Monasterio de la Hermandad de los Siete Rayos. Aquí fue usado no solamente por los estudiantes de vida diariamente, sino también por los Maestros y Santos desde las Escuelas del Misterio de todo el Mundo, así que ellos podían ser tele transportados a la ida y a la vuelta, participando o recurriendo al Concilio a tomar parte o participando en alguna ceremonia de Transmisión.

Cuando los Incas vinieron al Perú, ellos lo hicieron así, porque ellos no fueron nativos Quechuas, pero vinieron desde una tierra cruzando el Pacífico, ellos establecieron una sociedad elevadamente espiritual, sobre la cima de las ruinas de la gran cultura a la que ellos habían pertenecido en el Imperio Colonial de Lemuria. Los Supremos Sacerdotes del Sol del Tawantinsuyo – el nombre del Imperio Incaico -construyeron su Coricancha o Templo del Sol exactamente sobre la cima de la más antigua estructura que se remontaba a una época muy remota.

En los mas antiguos archivos de su país natal, al otro lado del Pacífico, ellos sabían del Disco de Oro de Mu y ellos conocían que lo había sacado desde el continente condenado y llevado a una nueva tierra, donde el Señor Muru había fundado un Retiro Interior o Santuario. Una vez en Perú, los Altos Sacerdotes Incaicos buscaron empeñosamente el Disco, pero nunca fueron capaces de localizarlo. Sin embargo, cuando ellos llegaron al lugar de la Senda Espiritual, donde ellos pudieron usar el Disco, para el beneficio de toda su gente, los nativos y tribus indígenas que ellos tenían amalgamados en su Imperio, como se acostumbraba en Mu, entonces lo fue presentando a ellos para su diario uso en su Templo del Sol en el Cuzco.

El Inca Emperador a la vez fue un Divino Místico o Santo, y él hizo una peregrinación al Monasterio al Lago Titicaca, y allí Aramu-Muru, como la cabeza Espiritual o Abate de la Hermandad, dio el Disco al Emperador. Algunos hermanos fueron desde el Lago directamente para viajar con él, hacia la capital del Imperio, Cuzco. Aquí el Disco fue colocado en un santuario que fue preparada para ello y fue asegurado con cuerdas de oro, como lo fue sostenido en la antigua Lemuria. Aún hoy día, los orificios a través de los cuales pasaban estas cuerdas pueden ser vistos en el Convento de Santo Domingo en el Cuzco, el cual está construido sobre la cima del Templo del Sol Pre Inca.

Los Incas llamaban a su Templo del Sol Coricancha, el cual significaba el lugar del Oro o Jardín de Oro. Esto fue por las magníficas figuras de hombres, animales, plantas y flores que  fueron colocados en verdadero Jardín de Oro adyacente al Templo del Sol. Pero, los sacerdotes-científicos llamaron el Templo de Amarucancha. Sobre algunas de las piedras de Santo Domingo, hoy día pueden verse allá serpientes talladas (amarus) y esta es la razón verdadera. Amaru es una forma de Aramu, el cual es uno de los nombres del Señor Maru. Hay serpientes en los Andes, las cuales son aún llamadas “amarus” (lord Maru name’s). El nombre del Señor Maru concierne a la serpiente porque su título es similar para aquellos de estos o aquellos mundos que enseñan, Quetzalcotl, la Serpiente Emplumada del Imperio Azteca de México. Por ende el Templo del Sol del Cuzco fue llamado por Aramu-Muru, cabeza del Monasterio del Lago Titicaca, porque él fue quien permitió a ellos tener finalmente El Disco de Oro, en su Templo del Sol. En el interior de este Templo Mayor, hubo más pequeños templos  menores, santuarios consagrados para la Luna, los doce planetas y para los Siete Rayos.

La Hermandad de Los Siete Rayos llegó a ser la fuerza principal rectora en la vida espiritual de los Incas, y ellos aprendieron el uso del Disco en los antiguos códices dejados por los sabios Pre-Incas, quienes fueron colonos lemures. El Disco permaneció en el Coricancha en el Cuzco hasta que la noticia obtenida por los sacerdotes era de que Don Francisco Pizarro había desembarcado en el Perú conociendo ampliamente bien que iba a suceder, sacaron el Disco de Oro del Santuario del Cuzco y lo devolvieron a su lugar en el Templo subterráneo del Monasterio. Los Conquistadores españoles nunca lo descubrieron.

El 21 de enero de 1956, el Bienamado Arcángel Miguel del Sol dio una Conferencia en su Retiro en Banff, en las Rocallosas Canadienses.

Lo siguiente es un extracto de dicha Conferencia:

“Muchos de los Templos usados en Atlantis y Lemuria han sido levantados en reinos etéricos. Algún día ellos serán abatidos, otra vez cuando el hombre esté preparado para recibirlos, descenderán nuevamente. Si esto sucede que una o más de las preciosas piedras usadas de la construcción de estos Templos ha sido puesta en las manos de un Alto Sacerdote o Cabeza de una Orden Espiritual donde ellos forman una conexión con la Jerarquía Celestial. Hay varias docenas de las piedras desde mi propio Templo en la posesión de individuales a vacíos puntos de la fase actual de la Tierra….”

El Disco de Oro del Sol de Mu es una de las preciosas piedras referidas por el Arcángel San Miguel, y lo que fue puesta en las manos de la Cabeza de la Hermandad de los Siete Rayos, Aramu-Muru. “El Disco permanecerá en el Lago Titicaca hasta el día cuando el hombre esté espiritualmente listo” para recibirlo y emplearlo nuevamente. En aquel día, el Disco de Oro saldrá de las cámaras subterráneas y se colocará en lo alto del Monasterio de la Hermandad. Por muchos miles los peregrinos de la Nueva Aurora verán otra vez desde muchos kilómetros de distancia reflejar los gloriosos rayos del Sol. Provendrá del Disco un innegable sonido de la más pura armonía que traerá a muchos seguidores de luz hacia el hermoso sendero y la antigua puerta de la Hermandad de los Siete Rayos y ellos entrarán en el Valle de la Luna Azul para confraternizar y reunirse en el Padre.

LA RAZA DE LOS MAYORES

Si queremos realmente comprender el significado que se oculta tras la Hermandad de los Siete Rayos y el Disco Solar de Oro de Mu, nosotros debemos retroceder el tiempo de mil billones de años atrás después de que el planeta Tierra se enfrío y estaba listo para ser habitado, una raza llegó desde fuera del espacio que no eran humanos, pero era la raza del hombre verdadero, original, ellos eran la raza llamada CICLOPEA y son conocidos con el secreto del arcano como la Raza de los “L” o simplemente “Eles”.

 Antes de que viniesen a la Tierra, ellos atravesaron el espacio, siguiendo todos los ciclos del tiempo, ellos fueron los TITANES, quienes viajaron el camino de las estrellas (y ellos aún lo hacen en otra dimensión de espacio y tiempo) y buscando siempre los mejores pastizales de espacio para su rebaño.

Ellos fueron la primera vida sobre la Tierra y son los inmortales de nuestras leyendas, la raza de Dios o Raza de los Mayores, que precedió al hombre. Algunos de los ELes fueron verdaderos Cíclopes y solamente tenían un gran ojo central en medio de su frente. Otros tenían dos ojos siendo parecidos a los humanos, y aún otros tenían desarrollado un tercer ojo físico. Ellos tenían alrededor de 12 pies de altura (4 metros) y fueron masculino y femenino, pero no como nosotros pensamos, con la diferencia de sexo de hoy en día. Antes de venir a la Tierra ellos habían colonizado mucho de lo que hoy día es conocido como la Galaxia de la Vía Láctea, miles de soles y mundos cayeron bajo su influencia.

Ellos generalmente precedieron otras formas de vida en un mundo después que estaba listo para ser habitado. Antes que ellos tomaran existencia sobre un nuevo planeta, ellos ensayaron dejar tras de sí, que nosotros pudiéramos solamente llenar grandes bibliotecas en sus profundidades, de grandes Imperios subterráneos de enormes ciudades. En estas bibliotecas de menudo cristal, los archivos contienen la Historia del Universo, y están encerradas en un campo magnético en el cual a veces, encuentran una afinidad con algunas personas sensitivas que hay sobre la Tierra hoy en día.

Los Eles no fueron exactamente seres tridimensionales como nosotros somos hoy día, no obstante que ellos fueron definitivamente seres físicos en un mundo físico. Ellos habían estado ensayando por innumerables edades, como raza ejecutar una condición atemporal, esto es llegar a un lugar donde ellos podrían no solamente crear por el mero pensamiento, sino escapar de las cadenas de la existencia física, hasta romper las ataduras que los mantenía sujetos a los planetas y sistemas físicos. Ellos fueron descubriendo los grandes secretos que los hicieron inmortales, por lo cual ellos pudieron progresar a través del tiempo y las estrellas por la nada o sin atadura alguna.

El planeta Tierra fue posiblemente el último mundo que ellos colonizaron en la galaxia de la Vía Láctea, poco después de su arribo aquí, ellos lograron el poder del pensamiento creativo.

Ellos conquistaron la materia física y llegaron a ser Dioses. Ellos aniquilaron el Tiempo y el Espacio, no teniendo más necesidad del mundo terrenal del planeta Tierra o de la gran Galaxia a la cual pertenecían. ¡Ellos eran libres!. Ellos llegaron a ser los verdaderos miembros del Universo Pensamiento, el Universo Theta.

En realidad, los Eles no fueron conocidos por aquel nombre hasta que ellos alcanzaron su condición de Theta, antes de esto ellos fueron conocidos como la Raza Ciclópea. Su método de abandonar su existencia física fue lo que les dio a ellos el nombre de Eles. A través del uso secreto de la fase variable
de los 90 grados forma la letra “L”; sin embargo, cuando nosotros llamamos a ellos Eles, nosotros nos estamos refiriendo a un símbolo de su raza y no realmente a un nombre.

Muchas palabras hoy día han sido derivadas del nombre de la más antigua raza. Es por esto, por lo que ellos fueron llamados EL-DER, (raza ELDER). Las palabras elevación y eliminarse derivan claramente de esta fuente. ¿Los Els o Eles, no se elevan a otras condiciones dimensionales? ¿No eliminan el Tiempo y el Espacio?. Basta mirar en cualquier diccionario para descubrir algunas cosas sorprendentes entre las palabras que empiezan con “L”. Así está la magnífica palabra ELOHIM; y los 34 ELDERES de las Sagradas escrituras.

El 24 de abril de 1955, Koot Hoomi, Lal Shingh (Maestro Kuthumi) informó:

“Sobre el planeta está la gran Presencia del Bienamado ELOHIM, Ciclópea. Sus radiaciones cubren la Tierra entera”.

El Maestro Kuthumi se refiere obviamente a un Miembro de la Gran Raza de los Mayores, aunque en 1956, la mayoría de los Eles ya no estuvieron sobre la Tierra, ellos aún seguían actuando como Mentores y fueron generalmente los Maestros de la Tierra, decimos que la mayoría de los Eles, los cuales no estuvieron ya sobre nuestro planeta, porque algunos de ellos no salieron y partieron o abandonaron cuando su raza alcanzó la condición de Theta y conquistaron M.E.E.T (Materia, Energía, Espacio y Tiempo). Debido a que ciertas condiciones Kármicas de unos miembros de la Raza Ciclópea no pasaron a través de la fase variable de los noventa grados y fueron forzados a quedarse sobre la Tierra para cumplir sus destinos; eventualmente reunirse con su raza en una época posterior.

Entretanto ellos pudieron actuar como Mentores para los seres que serían humanos cuando más tarde arribaran a la Tierra. Aramu-Muru (Dios Meru) era un miembro de la Raza Ciclópea, él había mantenido la misma forma física por incontables siglos, renovando su fluido de energía vital por polarización con su aspecto femenino, Arama-Mara. Como bien ya establecimos, aquellos seres no se reproducen como lo hacen los humanos.

El Señor Muru dice que cuando el estuvo en Lemuria, él era un joven estudiante u hombre, tal vez él quiere decir “joven” en las cosas Universales y por “hombre” el querrá decir que él es de la Raza del hombre original o verdadero. Muchos de los hombres sabios de Lemuria y el mismo Mu fueron Cíclopes (Nosotros no los llamamos a ellos Els, porque ellos no habían alcanzado el Universo Theta).

Todos estos Cíclopes dejaron Lemuria y viajaron a otras partes del mundo, sin embargo, muchos de los jefes o cabezas espirituales de las Escuelas del Misterio (Retiros Interiores) fueron Cíclopes, quienes un día abandonarían su Raza Elder y vendrían como verdaderos “Els”. Nosotros decimos fueros Cíclopes porque ellos no están sobre la Tierra como explicaremos en la Parte IV (mas abajo).

La Hermandad de los Siete Rayos se había iniciado originariamente con los Cíclopes, puesto que fueron los primeros que manifestaron los Siete Rayos de vida sobre el planeta Tierra. Esos seres proyectaban una radiación de energía especial que permitía el establecimiento de los Siete Rayos de Vida en nuestro planeta, y si hubiese faltado, nunca habría existido la Hermandad de los Siete Rayos. Así mismo los Cíclopes pasaron a la séptima condición y entraron en Theta, el octavo Universo de pensamiento. El Disco Solar de Oro de Mu no fue hecho por los Cíclopes, aunque el principio de su modo de operar y el secreto de su poder se hallaron en las bibliotecas abandonadas de las ciudades subterráneas ciclópeas. Aquellos que son bastante sensitivos como para sintonizar dicho conocimiento de las edades posteriores a lo humano, descubrieron aquellas verdades y posibilitaron la construcción del Disco de Oro. Así, el Disco entró en la vida de la Madre Patria de Mu. Es preciso saber que el hombre de la Tierra nunca llegará a ser un “L”, pero podrá llegar a lograr una condición atemporal como este porque el plan presente de la Jerarquía es la producción de una síntesis subjetiva en la humanidad y la interacción telepática que llegará eventualmente a aniquilar el tiempo, aunque el hombre no llegará a ser un “L” debido simplemente a que no pertenece a la raza Ciclópea. Ahora la raza Ele llegará a conquistar el M.E.E.T y reinará como un verdadero Dios, el hijo del Creador.

LOS NUEVOS FOCOS DE ILUMINACIÓN EN EL NUEVO MUNDO

En Julio de 1957, el Amado Maestro El Morya dijo:

“Aquellos peregrinos quienes buscaron la iluminación espiritual y guía de hoy en adelante serán atraídos por Sudamérica, como ellos habían hecho anteriormente por Oriente. Para este fin, los Rectores de las Fuerzas de la Naturaleza y el Reino Elemental, están siendo preparados para proporcionar medios naturales de acceso al hasta ahora no tocado foco espiritual de Iluminación en las Montañas de Los Andes”.

Las informaciones acerca del Retiro de Aramu-Muru en el Lago Titicaca, Perú, fue dado hace mucho, a través de aquellos listos para tal conocimiento. Los Rayos Permanentes entran al Planeta Tierra en dos lugares. El aspecto Masculino entra en los Himalayas de Oriente y el aspecto Femenino por el Lago Titicaca. El aspecto masculino ha sido prominente a través de todas las edades de la Tierra, pero ahora el aspecto Femenino está destacando a medida que la Tierra penetra más profundamente en las Vibraciones de los Siete Rayos. Este aspecto Femenino por su entrada en la zona del Monasterio de la Hermandad de los Siete Rayos llegará a ser evidente en el futuro.

Es interesante subrayar que tanto por la cultura como por otros aspectos, el Tibet y el Perú se asemejan mucho a tal punto que aquellas fotografías tomadas en uno u otro sitio pueden confundirse una y otra. Pero cuando nosotros comprendemos que aquellos son las dos áreas, sobre la faz de la Tierra donde los Rayos Permanentes entran, la explicación es simple.

Para mayor conformación de los nuevos focos de Iluminación en el nuevo Mundo, Phra Sumangalo, un monje del Monasterio del Ángel Guardián (Wat Doi Suthep, Xieng Mai, Thailandia) recientemente escribió para la Abadía, diciendo:

“Asia está espiritualmente en bancarrota. Pero ustedes están en una región que tiene su PRALAYA, resto del periodo a descifrar, el descansó y está ahora despertando para las cosas del espíritu. Sud América es más que otras tierras, el lugar del futuro en todos los aspectos, una tierra de promesa espiritual.”

En Marzo, 1957 .- El Compañero de Iluminación de Oro, en Los Ángeles California dijo:

“Los llamados son continuos en la mente sobre la Senda de la Luz, para que todos aquellos que están en las fuerzas oscuras se unan para el restablecimiento del Reino de la Paz y el Amor.”

En Junio , 1952 .- El puente de la actividad en Pro de la Libertad dijo:

¡Son las señales de la Nueva Aurora!, Nuevos canales están siendo abiertos, no sustituyen a los viejos, pero los ayudan, trabajadores están entrando por doquier, Amigos de la Gran Hermandad Blanca se elevan hacia todas direcciones y el hombre no puede detener el ataque de este Poder Cristiano, liberando las Corrientes Espirituales de la hora, ellos no tendrían éxito si se enfrentaran desafortunadamente a las Corrientes de la Nueva Aurora, además tales individuos perecerían bajo la misma Ley, la cual causa el regreso del Engendrado Amor, que ellos otorgan a la posición del progreso. Nunca antes como hoy día puede ser más verdadero el dicho de los jefes espirituales del Mundo y de todos los nuevos canales. “Por su fruto vosotros los conoceréis”.

Ahora, por doquier, aún más que en 1952, los canales del Infinito poder del Amor y la Sabiduría del Padre están empezando a abrirse y están trayendo para su pueblo, palabras de consuelo e instrucción para los días anticipados a la catástrofe verdadera, pero nosotros estamos seguros y la Jerarquía y visitantes del espacio, que el mundo no está marchando hacia el final. ¡Lejos de ello!, ¡Muy al contrario!.

Habrá muchos cambios geológicos sobre la Tierra, sí, pero reconocemos que aquellos grandes eventos como los profetizaron.”La salvación que se acerca concluirá la noche”.

Durante muchos años los Maestros de otros planetas en nuestro Sistema Solar y en otros Sistemas Solares y de otras Galaxias han estado en comunión con Los Maestros, adeptos o Maestros residentes en el Planeta Tierra. Finalmente se decidió en 1956 que las Escuelas del Misterio de la Tierra, operaban en un cuerpo espiritual, como la Gran Hermandad Blanca que empezaría inmediatamente a descubrir algunos de sus antiguos secretos y verdades para el mundo exterior.

Comentando sobre esta decisión en 1956, Aramu-Muru dijo en el Lago Titicaca:

“En adelante no guardaremos silencio, sin embargo abrimos aún nuestra senda para los profanos, ni tampoco “las perlas de la gran sabiduría se echaron antes a los puercos”, porque hay “puercos” sobre la Tierra y en la Tierra, pero el planeta se cerrará para aquellos en breve. No son todavía dignos de recibir a la Divina Sabiduría. Nosotros nos ocupamos de los millares de corazones hambrientos y almas de miles, y nosotros prestamos oído a su hambre y nosotros conocemos el interior de nuestros seres que ellos solamente pueden ser satisfechos con el verdadero “manná” el cual solamente viene de Nuestro Infinito Padre; no será sorpresa si tu escuchas entrar en la aventura Mensajes de la Hermandad Blanca la cual es la Jerarquía para todas las Hermandades de la Tierra.

¡Llegó para nosotros el momento de acción!, es el tiempo para hablar y hablaremos, ahora está preparándose diligentemente el camino para que sus huellas sean escuchadas a través del mundo. El Reino no está cerca de nuestra mano, el Reino está aquí, Él, brevemente será manifestado a todos los hombres. Nosotros estamos esperando este tiempo con ansiedad a lo largo de los siglos. ¿No es entonces época para regocijarse?, aún cuando algunas catástrofes vendrán al mundo?, pero de esta purificación catastrófica heredará el hombre su divinidad.

Mira hacia las cumbres de tu salvación que se acerca. No desprecies, porque de la catástrofe será bienvenido, como el agente de la Iluminación y belleza. “Todo será hecho de nuevo”, como está escrito. ¡Solamente la verdad permanecerá!, ¡Sólo quedará la verdad!. En lo venidero todos los Retiros y Santuarios, las Escuelas del Misterio, los Shan-Gri-Las de la Gran Hermandad Blanca trabajarán más estrechamente y abrirán sus puertas para aquellos que están listos sobre la senda de la Luz. Sus secretos y ocultos lugares serán revelados, pero solamente para los Estudiantes de Vida, quienes permanecerán en su Luz. Los Retiros Interiores han sido realmente un misterio para el resto del mundo, ellos tienen un secreto así que las supersticiones e ignorancias de la humanidad no volverán y la arrancarán en pedazos.

Ellos tienen preservado los antiguos conocimientos arcanos, así que los Remanentes heredarán el legado Espiritual, en la época del Nuevo Amanecer. Ahora las trompetas han sonado, nosotros escuchamos a la distancia los sonidos desvanecidos de las Siete Trompetas. El llamado ha ido desde las posadas angélicas y nosotros estamos ahora para nuestro propio conocimiento.

Los Maestros y hermanos del espacio ayudarán al hombre sobre la Tierra después de la catástrofe, pero ellos no impedirán el desastre. En el periodo posterior a la catástrofe, ellos aterrizarán en gran número y el plan es que ellos tomarán contacto con los Retiros de la Hermandad donde los Remanentes se han de reunir todos juntos.

Porque del gran cataclismo, esto tendrá lugar en el Oriente, los Estudiantes de Vida, irán a Sud América, donde en las montañas de los Andes, los focos de Iluminación del Nuevo Mundo, estarán situados. Por consiguiente, el continuo llamado vendrá para “que entre ellos venga mi pueblo”. Los Retiros Interiores deben hablar ahora a través de sus muchos canales, así que hay un llamado para las ovejas del rebaño, para ser escuchado.

La Hermandad de los Siete Rayos, está trabajando activamente en el presente, con la Hermandad del Monte Shasta, California, la Hermandad del Theton Real, en el Oeste de los Estados Unidos de América, la Hermandad de la Vestidura de Oro, en la India y muchas otras Hermandades y Ordenes. Por supuesto, hay una completa cooperación con todos los Miembros de la Jerarquía de la Gran Hermandad Blanca.

El conocimiento que estuvo reservado para los Iniciados solamente, es ahora impartido directamente fuera de los Retiros Interiores, y hombres, mujeres y niños de todas las razas, vendrán juntos a aquellos Retiros y formarán un Congreso Filosófico Espiritual. La nueva Tierra profetizada realmente saldrá de sus pralayas y se unirá con la Jerarquía de la Tierra y las Estrellas hacia los Mentores del Remanente que permanecerá sobre la Tierra en los días venideros.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología de América, Autores y/o Investigadores, El Dorado/Paititi, Lemuria, Tunnels in South America y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a George Hunt Williamson (Brother Philip) – El Secreto de los Andes (extracto del libro)

  1. julian dijo:

    alla donde vaya tu intencion , alli te diriges tu , un saludo a todos los hermanos del rayo amarillo de la sabiduria , que el creador nos guie en el dia y en el momento y nos encontremos en el lago titicaca .un abrazo de luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s